lunes, 7 de diciembre de 2009

-Somos Papi, Popó y Piripi.

-Bien, hablemos.
-¿Empiezo yo?
-De nosotros tres, el que quieres hablar eres tú.
-Sí, bueno, es que, somos una familia, creo que tenemos que acordar estas cosas entre nosotros.
-¿Vas a volver a repetirnos tus... ideas independentistas?
-Llegó la hora. Ya no soy un niño.
-No, no lo eres.
-Si no llevo a cabo mi proyecto ahora, ¿cuándo lo haré?
-Yo sigo sin comprender tu postura.
-Yo tampoco.
-No entendemos este empeño tuyo.
-Somos una familia, tú lo acabas de decir.
-Somos Papi, Popó y Piripi.
-Si tú te vas no podremos ser sólo Papi y Piripi.
-¿Por qué no?
-Somos más que la suma de las partes, Popó.
-Somos un trío. Desde hace veinte años somos un trío.
-No somos tres. Somos uno.
-Yo necesito saber si puedo ser uno sin vosotros dos.
-No te entiendo.
-No te entendemos.
-Podríais reemplazarme. Yo creo que tu hijo podría ser Piripito.
-No quiere dedicarse a esto. Ya lo sabes, por favor. ¿Cuántas veces lo hemos hablado?
-Él debería comprender que a veces hay que sacrificarse por la familia.
-Pues tú, con tu postura, estás sacrificando a la familia.
-Y, desde luego, que lo sepas, tú no puedes ser sólo Popó.
-No podemos hacer la guerra cada uno por nuestro lado.
-Porque somos tres lados. Tres.
-Tú, solo, no eres nada.
-Tengo que probarme. Tal vez tengáis razón, pero tengo que probarme.
-¿Los monólogos de Popó?
-¿Por qué no?
-Caerás muy mal al público.
-Siempre serás el que se ha ido. Y al irse ha destrozado el triángulo. 
-Papi, Piripi, vamos a ver, no nos engañemos: nuestra estrella comienza a declinar. O ya ha declinado, y seguimos viviendo de los reflejos de una luminosidad en realidad ya perdida.
-¿Por qué hablas así?
-¿Tus pretendidos monólogos serán así de coñazos? Reflejos de una luninosidad...
-Comprendo que estéis molestos, pero ya está decidido.
-¿Lo vas a dejar?
-¿Vas a dejarnos?
-Tengo que hacerlo, hermanos. No me lo pongáis más difícil.
-Como quieras.
-No vamos a rogarte que te quedes.
-Quiero hacer algo más... adulto.
-Claro.
-Esta nariz, creédme, esta nariz roja ya no es mía. No la siento como mía. Es como si se me cayera. Como sí...
-Dámela.
-¿Qué?
-Devuélvenos la nariz.
-Pensé que podría quedármela.
-Ya no es tuya. Acabas de decirlo.
-Ya no la necesitas.
-Ten...
-...
-...
-Puedo esperar un poco. Para hacerlo bien. Podemos dar un comunicado de prensa para ir preparan
-No, así está bien.
-Has renunciado a tu nariz.
-Eres libre, Popó.
-Ya no eres un payaso.


11 comentarios:

  1. Me encantan tus dialogos.
    Yo participo en un foro de literatura y abrí un aoartado solo para diálogos, pero de libros claro.
    Los tuyos son fantásticos.
    Un abrazo y que tengas buena noche

    ResponderEliminar
  2. Cuántas emociones se decantan en el curso de la escena. Casi duele cuando pierde la nariz (de payaso). Cuánta tristeza se desprende. Pero ésa es la condición de todas las historias hermosas, y aun más si son historias de payasos, ¿no?
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¿Crees que has hecho bién quitándole la nariz?.
    Envuelvela en un bonito papel brillante y re-regálasela por Navidad.
    Oh! es un gesto totalmente egoista,por supuesto.A estas alturas todos sabemos que quieres que conserve su nariz ...libremente .
    Pero seguro que lo entenderá

    ResponderEliminar
  4. Que texto más chulo!entrañable dibujo.
    un besito

    ResponderEliminar
  5. Madison. Gracias por tu deseo de buena noche para mí. La he tenido buena. Un saludo.

    Sí, la mejor canción es la más triste. Valoro muchísimo tus comentarios. Porque valoro muchísimo lo que escribes en tu blog.

    Admiro a Popó, pero tenía que hacerlo. Espero que lo entienda.

    Gracias, Miette. Soy un dibujante algo penoso, digas lo que digas.

    ResponderEliminar
  6. Estas en la biblioteca de Aragon..a ver si te saco unos días de allí. Tus dibujos están muy bien, plasman muy bien la idea del texto.

    ResponderEliminar
  7. Tú verás lo que haces. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Cuando yo era pibe, el peluquero de mi barrio se llamaba POTOTO y en la peluqueria tenia un dibujo original de Vidal Davila el autor de Ocalito y Tumbita.....Ahora sabes.

    ResponderEliminar
  9. No conocía a Ocalito y Tumbita. Hasta que los descubrí en tu blog. Tampoco al peluquero POTOTO. Supongo que porque no viví en Lanús. Aunque tuve unos tíos en Temperley -sí ya sé que no es muy cerca: Banfield, Remedios de Escalada, Lomas de Zamora...-. Y mi padre tuvo durante un corto tiempo una estación de servicio en Puente Alsina. Conozco al POTOTO de Luis Alberto Spinetta. El de "Para saber cómo es la soledad..." No sigo que canto fatal.

    ResponderEliminar
  10. Para formar parte de algo tendríamos que saber que somos exactamente, pero formamos parte de cosas para no descubrirlo nunca..

    ResponderEliminar
  11. Hola, Mademoiselle. Gracias por formar parte de vaya a saber qué. Y vuelva.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails