viernes, 20 de mayo de 2011

-A probar el agua.

-Si lloviera aquí dentro.
-Te pediría que te quedes.
-A probar el agua.
-Que dejaría la lluvia.
-Sólo tu lengua podría pasar.
-Sólo podrías pasar tu lengua.
-Pero tu excusa para no lamer.
-Es que aquí dentro ya no nos llueve.
-La escasez de goteras.
-Acabará con nuestro amor.
-Y con mis secas promesas de siempre.

18 comentarios:

  1. Nada que decir y tanto guardado, verdad?
    Me han gustado muchas de las entradas que he leído.
    Me parece un blog original.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. La lluvia suena muy fértil, incluso con goteras.


    besos.

    ResponderEliminar
  3. La lluvia (n)os sienta tan bien...
    Me encantó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La lluvia, el agua es vida...
    Un beso Blanco

    ResponderEliminar
  5. Todo lo que ocasiona la falta de lluvia y goteras.

    Saludos, Blanco.

    ResponderEliminar
  6. Hoy estoy de guardia. La cosa esta tranquila y el cielo amenaza (mejor promete) lluvia.

    Blanco, abrazo.

    ResponderEliminar
  7. muy hermoso. he pensado reformas en casa, en quesos gruyer. paraguas ametrallados. he pensado. para evitar el desierto en las promesas. el desierto. las promesas. las promesas en el desierto. una charca donde la lengua.
    muy hermoso.
    un saludo, sincero.

    ResponderEliminar
  8. Yo soy "chica lluvia", así que me gusta que gotee casi de cualquier forma. Al fin y al cabo cada gota es parte del diluvio, ¿no?

    Un beso, Blanco

    ResponderEliminar
  9. Esas lluvias calman mucha sed, Blanco. Sed de agua, de muchas aguas.
    Una hermosura, sigo fascinada. Me alegro de seguir estándolo.
    Besos (de agua)

    ResponderEliminar
  10. No me canso de leer.

    Así como algunos pasajes de Asoma...

    (El del libro de Calvino en el bus, por ejemplo...)

    Me pierde cómo escribes el desamor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Blanco, no había visto tu comentario.
    No, no me ha afectado personalmente.

    Estuve en Lorca al día siguiente para recoger a una amiga y el aspecto era desolador.
    Están yendo la Brigadas Forestales para ayudar en las tareas de apuntalar, las de aquí de Murcia ciudad no han ido.

    Blanco, muchas gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  12. el huevo o la gallina, quién es primero? la lluvia o las lamidas?

    ResponderEliminar
  13. Me da sed, no es broma, desasosiego: mejor goteras o el grifo roto que el desierto...

    ResponderEliminar
  14. Nadie está a salvo de los aguaceros,
    si donde llueve es en el corazón.
    No hay refugio, tú y yo lo sabemos.
    Otra vez llegó la hora de los lamentos.

    José Ignacio Lapido, "La hora de los lamentos", de "De sombras y sueños" (2010).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias a todos por pasarse y comentar.

    ResponderEliminar
  16. secas promesas? no suena muy prometedor...
    Comenza a humedecerlas o se vendra en lugar de una lluvia,una gran sequia!!! jajaja...
    besos!!!!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails